La línea de productos Ferrocote llega a reducir un 80% los costes gracias a las soluciones de Quaker

Los productos Ferrocote presentan propiedades de neutralización de huellas dactilares una vez el producto está seco. Estamos hablando, por tanto, de una propiedad que es muy importante, ya que las huellas introducen suciedad y ácidos en la superficie (pH piel 5,5) y por tanto pueden ser origen de corrosión.

Además, estos productos tienen propiedades desplazantes de agua, provocando que la capa protectora impide que el agua se adhiera a la superficie del metal.

Los productos Ferrocote están compuestos por los elementos que detallamos a continuación:

-Aceite base.

– Solventes. Sustancias en las que se diluyen el resto de componentes.

– Ceras. Sustancias no polares que hacen que el agua deslice a través de ellas, y no moje la superficie metálica, de forma similar a como actúa la espalda de los patos.

– Aditivos AW (antidesgaste), que se adhieren a la superficie metálica protegiéndolas en condiciones de capa límite, por lo que estos productos funcionan también como productos de estampación ligera.

– Pasivadores del metal, que favorecen el fenómeno de la pasivación, formando una película relativamente inerte sobre la superficie del metal que la protege frente la acción de agentes externos.

– Depósitos de baja conductividad, que se sitúan en la superficie reduciendo la corriente eléctrica (origen de la corrosión), ralentizando el proceso corrosivo.

La aplicación del Ferrocote es muy sencilla y se realiza mediante técnicas de brocha, espray o inmersión.

Este producto de Quaker es compatible con los procedimientos convencionales de desengrasado o limpieza alcalina.

La línea Ferrocote tampoco contiene metales pesados y, por tanto, posee una excelente resistencias a las manchas y el barnizado.

La implantación de nuevas tecnologías por parte de Quaker ayudó, por ejemplo a un importante fabricante de automóviles a reducir los costes de sus operación en un 80%, aproximadamente, al encontrar una solución doble.

Por un lado, en las piezas mecanizadas con refrigerantes, Quaker propuso FERROCOTE® 131, un protector anticorrosivo emulsionable que deja una película protectora, seca y fina. El producto se probó con una concentración del 10% y cumplía todas las especificaciones del cliente en lo referente a la protección anticorrosiva.

Y por otro lado, para las piezas mecanizadas con aceites de corte, Quaker propuso QUAKERCLEAN® 853 BFF, un limpiador industrial sin formaldehído ni boro.

El producto se probó al 3% y satisfizo igualmente todas las necesidades y especificaciones del cliente.