La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) e inversiones en seguridad y cumplimiento de la normativa de Viguesa de Lubricantes

  • La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general. La dirección de Viguesa de Grasas está firmemente comprometida con la RSC como herramienta para aminorar el impacto negativo en su entorno. Por ello ha invertido en Seguridad, en el cumplimiento de la normativa y en el apoyo al deporte base de su comunidad.

 

    • Inversiones en seguridad y cumplimiento de la normativa.

Exigencias al almacenamiento de aceites Lubricantes, productos evaporables y productos químicos.

El incorrecto almacenamiento de este tipo de productos puede acarrear consecuencias muy graves, de los que muchos distribuidores no son realmente conscientes.

Los aceites y grasas lubricantes son productos combustibles, con un punto de inflamación por encima de 200ºC, pero con una carga al fuego muy elevada. Es decir, aunque es difícil que se produzca un incendio, en el caso de suceder es muy virulento y extremadamente complicado de controlar si no se toman medidas. Por ello, al almacenamiento de productos lubricantes le aplica el Reglamento de seguridad contra incendios en establecimientos industriales.

Por otra parte, los aceites evaporables son productos inflamables, con un punto de inflamación por debajo de 60ºC, por lo que entran dentro del ámbito de aplicación del Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos. Reglamento APQ.

El almacenamiento de los productos tóxicos, y corrosivos también exige medidas de actuación, recogidas en el Reglamento APQ.

La seriedad se demuestra con hechos y desde Viguesa de Grasas estamos firmemente comprometidos con la seguridad y el cumplimiento de la normativa vigente. Por ello hemos realizado una importante inversión en nuestras instalaciones para adaptarlas a ambos Reglamentos. Entre otras hemos incorporado las siguientes medidas

  • Un bunker para el almacenamiento de productos inflamables y corrosivos, que dispone de centralita de extinción por CO2, y de todas las medidas que garantizan el cumplimiento del Reglamento APQ.
  • El almacén principal para almacenamiento de las grasas y aceites lubricantes ha sido sectorizado con compuertas automáticas, dispone de 2 salidas de emergencia y de una instalación de alarma y detección de incendios. Cuenta con un sistema de extinción con grupo exclusivo para alimentar la red de BIEs y un depósito propio con 35.000 litros de agua.
  • La nave ha sido convenientemente aislada con panel ignífugo resistente al fuego para garantizar una resistencia al fuego de 180 minutos, lo que impediría durante ese tiempo que el fuego se extendiera a las naves colindantes.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *